Dicen que nuestro cerebro nos protege pero cuando se trata de desacostumbrarse al amor el cerebro suele perder el sentido lógico de la realidad porque haber díganme ¿Quién en su sano juicio, acude a su asesino para que lo salve?, ¿Quién busca que quien te ha lastimado sea el mismo que te sane?

Suena tan absurdo pero es tan real pues sobre todo las mujeres nos acostumbramos a pensar que nuestra pareja nos protegerá de todo, incluso de ellos mismos.

Nos lastiman y pensamos que aún así pensarán en nosotras; que pese a todas las cosas horribles que te dijo cuando terminaron y su negativa contundente a seguir adelante con la relación Él  guarda en su corazón un sentimiento por ti por el cual tiene que ser compasivo y dulce y no sería capaz de hacerte más daño del que ya te hizo terminando contigo.

Tal vez te suene tonto pero es sumamente normal y esto es porque para que la mujer logre la relajación y lubricación necesaria para tener una relación sexual  óptima para la fecundación tiene que activar químicos en su cerebro que a su vez desactivan otros que tienen que ver  con su sistema de supervivencia; es decir necesitamos que la persona con la que estamos nos haga sentir seguras y sin riesgo de peligro y eso hace que nos acostumbremos a ser vulnerables con nuestras parejas porque nos formamos la idea de que el no podrá lastimarnos de ninguna forma así que sobre todo en los primeras semanas en los que terminamos con una relación nuestro cerebro tarda en acostumbrarse a no recibir la protección de Él.

Así que no te dejes engañar por tu cerebro y si te sientes devastada o muy triste porque terminó tu relación por favor no le llames pensando que él se compadecerá de ti y te hará sentir mejor; recuerda es él el motivo de tu dolor y por más que trate de ser lindo contigo nunca va a poder darte lo que quieres.

Lo que te recomiendo es que acudas a tu red de apoyo; llama a un amigo, a tu hermana, a alguien en quien confías y pídele simplemente que escuche lo que te pasa sin juzgar.

Otra forma muy buena de desahogar ese dolor es abrazar un árbol; es en serio, el sentir la estructura firme y segura del árbol te va hacer sentir sostenida y apoyada y si cierras los ojos por un momento y respiras profundo recargando todo tu peso en el tronco verás que en poco tiempo sentirás una calma que hubiera sido difícil de lograr en el estado en el que estabas.

Si deseas saber más información suscribete a la página en el recuadro que esta aquí abajo donde estaré mandandote más tips y cosas interesantes que te ayudarán en tu proceso de separación, además de obtener un video gratis 🙂 recuerda si lo hacemos juntas es más fácil, nos vemos en el siguiente artículo.