La Primera Mirada

Homenaje a lo Masculino en mi vida.

depositphotos_4570671-Male-symbol

No hay manera de que una mujer olvide el instante en el que conecto por primera vez con la mirada de un hombre tan profundamente que entro en su corazón; como esa flecha mítica que da en el blanco de golpe.

Aquel instante que se repite incontables veces en nuestra mente con una variedad inmensa de sabores. Aquel chispazo que nos hizo decir muy dentro de nosotras: Esta es la lección que quiero aprender. Te elijo así como me eliges, te recibo, me doy.

Y luego las poderosas mariposas que revolotean en el estómago de la adrenalina de saber lo que vendrá, las pupilas dilatadas para captar cada instante lo que significa estar con un hombre que le dará otro matiz a tu vida, el enrojecimiento de la piel que prepara el terreno para el calor del amor, el cuerpo que poco a poco se abre en señal de confianza a los abrazos, a los besos, a recibir desde donde los 2 de forma perfecta puedan hacerlo.

Por esas primeras miradas, por decir también que si a la lección que soy yo, por enseñarme lo que quiero y lo que no quiero a mi lado como masculino, por construir conmigo y hacerme crecer, por derribar mis resistencias, por insistir respetuosa y pacientemente, por repartir la vida en el mundo y enseñarme tan claramente lo que es el enfoque, la voluntad,la disciplina, la tenacidad y el silencio por esto y por mil cosas más les agradezco a los hombres; a todos los que han estado y a todos los que existen: a mi padre, a mi hermano, a mi pareja, a mis ancestros, a mis compañeros, amigos a todos; gracias por estar aquí, gracias por darme estructura y materialidad, gracias por co crear la vida.

Luz Alicia Villavicencio