Lo primero que necesitamos como mujeres u hombres para ser libres es elegirnos a nosotros mismos, saber que somos valiosos pese a lo que opine mi mamá, mis abuelos u  amigas; que lo que pensamos es valioso y respetable sea lo que sea, esto implica autoestima, merecimiento y una acción concreta a actuar desde lo que yo considero que es bello y positivo para mi, ponerte de primera en tu lista de prioridades. Ej Amo a este hombre pero cuando el me ama me lastima, ponte primera y elígete, amo mi padre pero no quiero ser la arquitecta que él quiere que yo sea, ponte primera, elígete; quiero ser parte de este grupo social pero para ello me piden que me haga una cirugía de senos con la que no me siento agusto, elígete. Esto no es sencillo y muchas veces no sabemos como hacerlo y esta bien, no nacemos sabiendo elegirnos pero con paciencia, amor y apoyo puedes lograr ponerte al frente de tu vida y empezar a alcanzar los peldaños que te llevarán a tu verdadera libertad.

Y lo segundo que necesito es saber que puedo elegir los roles que quiero jugar y los que no: si quiero ser esposa, novia o pareja,y si es así si lo quiero ser de un hombre o de una mujer, si quiero ser mamá, si quiero ser todas esas o sólo una o ir cambiando conforme voy aprendiendo de mi,por que ser libre es elegir activamente, protagonizar tu vida implica ser responsables de lo que somos y si tú te eliges con tus defectos, con lo que te gusta y con lo que no te gusta de ti, los demás también te elegirán de corazón para compartir la vida.

Hombres y mujeres seremos cada vez más libres cuando sepamos que cualquier rol que tengamos o que no queramos tener  simboliza una decisión respetable que enriquece nuestro mundo y que dibuja poco a poco a la humanidad amorosa y fuerte que necesitamos. 🙂

Luz Alicia Villavicencio